Últimamente estoy notando en mis cursos un interés creciente sobre el concepto de Marca Personal. En los últimos talleres que he impartido a asesores inmobiliarios, responsables comerciales o directores de ventas, queda cada vez más patente la necesidad de diferenciarse en un mercado ultracompetitivo.

Una de las herramientas que siempre recomiendo trabajar para desarrollar una Marca Personal potente y diferenciada es LinkedIn.

LinkedIn es la red social profesional referente en el mundo, con más de 300 millones de usuarios activos y dos nuevos miembros uniéndose cada segundo.

Los dos objetivos principales que debemos tener en LinkedIn son:

  • encontrar oportunidades profesionales
  • desarrollar una red de contactos adecuada

La clave para conseguir estas metas es sencilla: crea un buen perfil que muestre tus fortalezas y tu propuesta de valor como profesional, conecta con otros usuarios, construye buenas relaciones, consigue recomendaciones y validaciones que hagan tu perfil más creíble y ¡consigue tu objetivo!.

En LinkedIn es importante tanto la calidad como la cantidad de contactos. La calidad de los contactos te va a permitir llegar antes a tus objetivos profesionales y la cantidad va a permitirte aparecer en más resultados de búsqueda y conseguir mayor alcance y visibilidad con tus publicaciones. ¿Quién no quiere eso?

Un perfil profesional completo y bien estructurado será fundamental para construir una Marca Personal potente:

  • una fotografía de perfil adecuada hace que un perfil sea 11 veces más visto.
  • utiliza palabras clave de tu industria para optimizar tu titular profesional, experiencia profesional y extracto.
  • personaliza tu URL.
  • reordena las secciones de tu perfil para destacar aquellas que más te interesen en cada momento.
  • adjunta documentos, vídeos o fotos que demuestren trabajos realizados.
  • consigue al menos tres recomendaciones que refuercen tu perfil.

Una vez tengamos un perfil “nivel estelar”, comenzaremos a crear conexiones con otros profesionales:

  • conecta con compañeros de trabajo, compañeros de universidad y amigos para comenzar tu red.
  • únete a grupos vinculados a tu sector profesional.
  • sigue a usuarios “influencers” en tu área profesional: comenta su contenido y compártelo.

¿Y el contenido? Ahora toca crearlo y no sirve cualquiera. ¡Que sea de calidad!

  • menciona @usuarios dentro de las publicaciones.
  • escribe en primera persona y siempre pensando en tu audiencia objetiva.
  • si añades contenido multimedia (fotos o vídeos), el alcance y la efectividad de la publicación será mayor.
  • escribe al menos una publicación al día, bien sea de cosecha propia o compartiendo contenido de un tercero y aportando tu granito de arena.
  • no satures a tus contactos con contenido de baja calidad, mejor escribir poco y adecuado.

Utiliza la app móvil de LinkedIn para echar un vistazo cada día a tus solicitudes de contacto, posibles mensajes privados o empleos recomendados.

¡Y no olvides que tu estrategia debe ser a medio largo plazo!

¡Que la fuerza te acompañe!