Después de todos estos años de trabajo cerca de emprendedores y empresarios, creo firmemente que existe una gran falta de creatividad a la hora de diseñar nuevos flujos de ingresos para las empresas.

Pertenezca a un sector o a otro, la fidelización es un eje muy importante para cualquier organización. El coste de adquisición de un nuevo cliente (CAC) suele ser bastante alto, así que tenemos que tratar de incrementar el beneficio que obtenemos por cada cliente, consiguiendo ofrecer una experiencia excelente y lograr que los clientes nos compren con cierta frecuencia. Con un sistema de suscripción, el propio modelo está diseñado para que el cliente tenga una experiencia de consumo prolongada en el tiempo.

Cualquier modelo de suscripción se basa en encontrar un patrón de compra que sea repetitivo y periódico.

En este modelo, el comprador debe obtener algún beneficio al comprar el producto o servicio y vincularse a la marca durante un tiempo, produciéndose un efecto de fidelización del cliente.

Hay algunos sectores donde el modelo de suscripción es muy habitual:

  • prensa y revistas
  • gimnasios
  • alojamiento web
  • software
  • etc…

Sin embargo, cuesta ver aplicado este modelo de negocio en otros ámbitos.

¿Pero cómo podemos definir un modelo de suscripción?

Un modelo de negocio basado en suscripción es aquel que, en lugar de cerrar cada vez una venta para comercializar un producto o servicio, lo que se comercializa es el acceso al producto o servicio con una periodicidad (mensual, anual, personalizada) .

¿Y por qué este modelo de suscripción es tan popular?

  1. El valor de vida de un cliente (Customer Lifetime Value) es mucho mayor si logramos compras repetidas en el tiempo que si solamente conseguimos una compra puntual en un momento dado.
  2. El modelo de suscripción permite a las empresas tener una previsión más certera de su facturación mensual.
  3. Mejoras la relación con los clientes al estar en contacto con ellos a lo largo del tiempo. Al aportarles valor durante un periodo de tiempo, obtenemos un feedback mucho mayor por su parte y somos capaces de crear un vínculo mucho más fuerte.

Queda de manifiesto que los modelos de suscripción son una alternativa muy a tener en cuenta a la venta tradicional, aunque obviamente resulta mucho más complicado adquirir un cliente en un modelo de suscripción que para una venta puntual, ya que el cliente queda “atado” durante más tiempo a la empresa proveedora del producto o del servicio.

¿Has pensado cómo aplicar un modelo se suscripción a tu empresa?