Aparentemente el mundo se está volviendo loco con Pokémon GO.

La nueva revolución de Nintendo está conquistando miles y miles de jugadores cada minuto por todo el mundo. En sólo una semana, la compañía nipona  ha aumentado su valor bursátil en más de 9000 millones.

El juego, lanzado hace apenas una semana, hace que los jugadores tengan que salir a la calle a recorrer sus ciudades buscando criaturas Pokémon y lugares llamados Paradas Pokémon o “Poképaradas”. 

“Ponte en pie y sal afuera para encontrar y atrapar Pokémon salvajes. Explora ciudades y pueblos cerca de donde vives y por todo el mundo para capturar tantos Pokémon como puedas. A medida que te muevas, tu smartphone vibrará para hacerte saber que estás cerca de un Pokémon. Una vez que te hayas encontrado con un Pokémon, apunta en la pantalla táctil de tu smartphone y lanza una Poké Ball para atraparlo. Ten cuidado cuando intentes atraparlo, ¡porque podría salir huyendo! También puedes buscar Poképaradas situadas en algunos de los lugares más interesantes del mundo, como instalaciones de arte, puntos históricos y monumentos públicos, donde puedes recoger más Poké Balls y otros objetos.”

Utilizando el GPS y la cámara de nuestro móvil, convertiremos nuestro entorno real en el escenario del juego. El juego es inicialmente gratuito, aunque su modelo de negocio se basa en micropagos que el usuario puede hacer para acelerar su potencial dentro del juego. La app maneja sus propias monedas (PokéCoins) que, aunque pueden obtenerse sin coste en determinados momentos, podrán ser canjeadas pagando cierta cantidad de dinero “real”, desde 99 centavos de dólar hasta 100 dólares.

Estas monedas virtuales te servirán para comprar ítems dentro del juegos. Inicialmente, los objetos que puedes adquirir son: incienso, una cámara, huevos, módulos de incubación, módulos Lure y las siempre necesarias Pokébolas.

Además de hacernos pasar muchas horas de diversión, el juego también traerá importantes oportunidades para los negocios. La clave está en las “Poképaradas”. Como he comentado, estas localizaciones ofrecen a los jugadores objetos especiales útiles para continuar el juego y se convertirán en lugares de encuentro de todos aquellos jugadores interesados en obtener ventajas para el juego.

Recientemente John Hanke, el CEO de Niantic (la empresa desarrolladora de Pokémon GO), ha confirmado que próximamente habrá posibilidades para los establecimientos de crear “zonas esponsórizadas” que atraigan nuevas criaturas Pokémon y nuevos objetos de valor para los jugadores, lo que implicará que muchos usuarios se acerquen a ese establecimiento para conseguirlos. No cabe duda de que Niantic no desaprovechará esta oportunidad de desarrollar una nueva vía de ingresos…

Pero… ¿cómo pueden beneficiarse los negocios de este fenómeno de masas?

De momento, hasta que los establecimientos de calle puedan convertirse en ”Poképaradas”, las posibilidades para los negocios son los “Módules Lure” o los módulos “Incienso”. Cuando se activa este ítem, un temporizador comenzará. Durante 30 minutos, criaturas Pokémon se acercarán al lugar donde ha sido activado el ítem y su tipo dependerá del entorno real del lugar (si está cerca del agua, por ejemplo, aparecerán criaturas Pokémon de agua). Si el establecimiento es capaz de comunicar esta acción de un modo adecuado, no me cabe duda de que logrará atraer a muchos jugadores deseosos de atrapar nuevas criaturas…

Un buen ejemplo es el de la pizzería L’inizio en Nueva York. Han logrado aumentar sus ventas un 75% durante un fin de semana gastando 10 dólares para atraer criaturas Pokémon a su establecimiento. Con ello han conseguido que usuarios vayan a su local y consuman mientras juegan a Pokémon GO atrapando las nuevas criaturas.

No sabemos hasta qué punto Pokémon GO será una moda puntual o estará con nosotros mucho tiempo. En cualquier caso, merece la pena aprovechar las modas, ¿no creen?